8 dic. 2011

Innovación y precariedad

Borges, sensacional como siempre.
Hoy aparece publicado un informe por el que el 31% de la población española (que trabaja) está sobrecualificada para su puesto de trabajo... es decir, que después de 5 años de licenciatura, otros dos para los cursos de doctorado y, algunos, hasta el título de doctor, trabajamos en una floristería (como dice Pablo Guerra en el capítulo 18). Quien dice floristería, dice McDonalds (que por los últimos anuncios parece algo fabuloso), una oficina (de secretaria), de auxiliar de algo... o opositando.
La realidad es que el sector arqueológico adolece de un estancamiento brutal en todos los aspectos que nos mantiene anclados en la 'época dorada/oscura' de la arqueología comercial. ¿Dónde está la innovación? Desde la tesis de Eva Parga, o las notas que va apuntando César Martínez en su nuevo blog, se ven las oportunidades perdidas de diversificar, innovar o dignificar la profesión. Para nosotros, el monumento que levanta Forges debía representar la refundación de la arqueología, el objeto de este libro.
En estos momentos, AMTTA está intentando sacar adelante una negociación colectiva por el convenio sectorial en Madrid y el primer análisis que se puede hacer es doble: Por un lado se ha asumido la precariedad. Por el otro, no se palpa la existencia de un colectivo.
¿Qué hacer cuando no hay colectivo, cuando no hay profesión? Un esfuerzo por innovar y cohesionar. Como no todo debe ser negativo, quería terminar esta entrada con experiencias positivas en el sector.
  • ERA es una empresa de actividades socioculturales de Cádiz, que según me comentaba una amiga de El País cuenta actualmente con 130 empleados. La divulgación es el futuro y parece que funciona, como lleva tiempo funcionando en Paleorama (y Arqueopinto).
  • JIA va a cumplir su quinta edición el próximo abril en Santiago de Compostela. Se trata de un congreso, ya internacional, de jóvenes que innovan teórica y metodológicamente por una investigación de primer nivel (sin haber terminado el doctorado).
  • ESPIERA es una nueva asociación recién nacida en Valencia, que recoge el espíritu de colectivo en busca de una arqueología integrada en la sociedad. Como ella, Strat Jove, Arkeogazte, UCA y otras asociaciones, tratan de cohesionar el sector y cubrir aspectos necesarios del progreso de nuestro colectivo.
  • AMTTA aparece hasta la saciedad en este blog, no porque 1€ de cada libro vaya para allá, ni porque este año me toque ser presidente, sino porque la labor de cohesión colectiva, promoción social, e incluso, de reforma del sector que está intentando promover me resultan valiosas y esenciales.
Puede que algunas iniciativas funcionen mejor y otras no tanto... lo que es cierto es que para que todas ellas salgan adelante es necesario el compromiso del colectivo.
Objetivos:
  • Terminar con la precariedad
  • Innovar
¿Cómo?

--
Recordad que el debate está moderado, por lo que puede que vuestros comentarios tarden un tiempo en aparecer. No se pueden hacer comentarios anónimos y debemos guardar el respeto. Espero que os animéis a participar, en este o en otros debates que podéis proponer a través del correo-e publicarchaeology@gmail.com


[Debate iniciado por: Jaime Almansa Sánchez]

2 comentarios:

  1. Desde mi punto de vista, el modelo de arqueología privada dependiente de la construcción ha tocado a su fin. Y por tanto, se plantea la necesidad de afrontar un cambio de modelo que, en mi opinión, debe caminar hacia una mayor importancia de las Universidades y administraciones públicas, que refuercen el carácter científico de la disciplina con más personal, más proyectos,... Y por otro lado, se debe abocar a una didáctica arqueológica y patrimonial, a través de puestas en valor coherentes, que generen un discurso expositivo claro y que permitan una salida al patrimonio como elemento que genera riqueza económica y cultural. Y para ello, deben cambiar muchas cosas. Debe cambiar la concepción empresarial de la arqueología que ve como único beneficio el abaratar costes, excavar poco y mal y con sueldos miserables. Hay que reforzar el papel del arqueologo como profesional, que debe estar presente no solo en la excavación, sino también en el diseño de proyectos,... Hay que reforzar el estudio de materiales, ¿qué hacemos con las miles de cajas de material arqueológico generadas en los últimos años y que permanecen inéditas y sin estudiar? Con esto hace falta redefinir nuestros objetivos profesionales, para qué se excava, cómo se excava y para quién se excava. Es imposible mantener un modelo donde quien te paga es el principal interesado en que excaves rápido y mal, que seas barato y que, llegado el momento, certifiques la poca validez de los restos y su más que probable destrucción.
    Estos son algunos puntos que considero importantes, que debemos replantearnos. El futuro pasa por conseguir que la Arqueología sea un referente didáctico, turístico, económico y científico. Y para ello hace falta cambiar de modelo. De lo contrario, quedarán cuatro empresas contadas, las Universidades se convertirán en un cadáver arqueológico y se perderán generaciones enteras de profesionales e investigadores.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, mi opinión sobre el futuro es algo drástica. Sí, creo que la Arqueología como profesión tiene futuro, pero creo que pasa porque el cambio del propio colectivo de arqueólogos.

    - Más cualificación en gestión empresarial, gestión de proyectos, comercial y marketing, tecnología. No solo hay que saber de Arqueología, al igual que un médico no solo debe saber de medicina si quiere mantener a flote una clínica.

    - Mayor eficiencia y productividad. Debemos reexaminar nuestras formas de trabajar y mejorarlas, mucho.

    - Más innovación. Si el único modelo de negocio que hay para los cientos/casi miles de arqueólogos, es ir detrás del constructor, estamos perdidos. Hay que investigar nuevos modelos de producir riqueza con la Arqueología.Si no, solo competiremos en precios, como ocurre ahora.

    - Mayor generación de valor. Un negocio/profesión funciona cuando genera valor. si no lo genera, muere.

    - Más apertura, colaboración entre profesionales y cohesión como colectivo.


    A las Universidades, solo les pediría un mayor acercamiento a la profesión y que la Arqueología de Gestión se enseñe en sus aulas, por profesionales. Lo siento, pero veo muchos postgrados en Gestión del Patrimonio impartidos por gente que jamas ha gestionado Patrimonio.

    A la Administración, que sea más exigente con la calidad de los trabajos que supervisa, con los informes que acepta, y con los contratos que saca. Una de las funciones de la Arqueología es generar conocimiento sobre el pasado. Si eso no se hace, ¿que es lo que se hace?. ¿Alimentar los archivos con informes?.

    Entiendo que no es fácil, ni rápido, pero creo que es necesario. La profedsión no morirá, porque hay Patrimonio que gestionar y mantener, y siemprte habrá obras, en mayor o menor medida, que le afecten, por lo que siempre harán falta arqueólogos. Pero, si como colectivo no nos ponemos las pilas, puede que al final el cambio nos venga impuesto desde fuera.

    ResponderEliminar

Deja tu opinión aquí