2 ene. 2012

Vuelta al cole

Arqueología en la escuela (Foto: Jessica Sutherland)
El 28 de diciembre, Francisco Alonso Toucido proponía en Facebook una idea de futuro. La verdad es que no tiene nada que ver con niños, pero sí con colegios. En esencia, se trataba de recuperar una idea muchas veces manejada, la de un Colegio de Arqueología que vele por nuestra profesión al estilo de esos grandes colegios de arquitectos, abogados, médicos...
Desde mi perspectiva personal, soy muy crítico con esta idea, puesto que he conocido el tema de cerca e incluso he participado en ese mismo debate hace pocos años. Las conclusiones que sacamos fueron que no era económicamente viable un colegio propio y menos sin el respaldo de la administración y con la sombra de la Ley Omnibus. Además, iniciativas de autocontrol en tiempos más remotos habían resultado un fracaso antes de comenzar por la negativa de buena parte del colectivo. La pregunta es, ¿nos interesa la desregulación? (o a quién le interesa...).
Desde el fondo de mi corazoncito sigo creyendo que un Colegio Profesional debería ejercer las labores de protección y control que rezan en sus estatutos, pero por encima de todo hay que resaltar la idea de COLECTIVO en la forma que sea. A través del asociacionismo, del sindicalismo o de cualquier otra forma. Al final lo que cuenta es la fuerza de grupo que podríamos ejercer a la hora de exigir lo que necesitamos a quien nos lo puede y debe proporcionar.
--
Recordad que el debate está moderado, por lo que puede que vuestros comentarios tarden un tiempo en aparecer. No se pueden hacer comentarios anónimos y debemos guardar el respeto. Espero que os animéis a participar, en este o en otros debates que podéis proponer a través del correo-e publicarchaeology@gmail.com

[Debate iniciado por: Francisco Alonso Toucido - Texto: Jaime Almansa Sánchez]

5 comentarios:

  1. COMENTARIOS EN FACEBOOK:
    -Francisco Alonso Toucido
    Para mi una buena idea sería importar la estructura de colegios del mundo del derecho, los colegios de abogados están ideados como garantías para la sociedad, os copio como se define el colegio de abogados de Barcelona: "El Col·legi d´Advocats ofrece y vela por el control deontológico, la formación continuada y asegura la responsabilidad civil de sus miembros"
    ¿Quién vela porque los arqueólogos cumplan las normas? ¿Quien les garantiza una formación continuada? ¿Quién los nombra arqueólogos? En teoría las direcciones de patrimonio velan por hacer las cosas bien, ya vemos de que manera, nunca he visto ni oido de siquiera una visita de un responsable de patrimonio a una excavación y si he oido multitud de malas prácticas por parte de varios arqueólogos. Las direcciones de patrimonio también dan las autorizaciones para ejercer como arqueólogo en función de unos títulos que no por el mero hecho de tenerlos se puede dirigir una excavación...
    En fin, por estos y otros muchos motivos, creo que la creación de colegios de arqueólogos, que velaran por el buen hacer y nos "autoprotegieran" tanto a nosotros como al patrimonio/conocimiento histórico, serían una buena manera de garantizar una arqueología de calidad en el pais.
    -Jaime Almansa Sánchez
    Hola Francisco, gracias por el comentario. Efectivamente, la creación de colectivo es esencial para conformarnos como una profesión. Actualmente existen secciones de arqueología que sobre el papel dicen lo mismo que los colegios de abogados. ¿Son tan útiles? Desde que no se exige la colegiación por parte de la administración, menos. ¿Sería viable la creación de un colegio propio? Por lo que se ha estado estudiando en los últimos años (que se ha pensado), parece que no. ¿Velaría de verdad un colegio por una arqueología mejor? (ojalá).
    En todo caso, ese espíritu colectivo es esencial para caminar hacia una arqueología mejor. La verdad es que el tema del colegio daría lugar a un interesante debate...
    -Francisco Alonso Toucido
    Siempre y cuando se hicieran obligatorios por la administración, como los de abogados, yo creo que sería un instrumento más de garantizar la calidad de las actuaciones arqueológicas.

    ResponderEliminar
  2. -David González Álvarez
    La calidad en las excavaciones arqueológicas debería ser controlada por la Administración competente en materia de conservación del Patrimonio arqueológico, mediante la revisión de las memorias e informes entregadas, y me diante la inspección sobre el terreno de las intervenciones. Un colegio de arqueólogxs, en el sentido de la abogacía, la medicina, etc. no sería una solución total para los problemas del colectivo de la Arqueología, en tanto en cuanto afectaría (en el sentido de aquellos) a las direcciones de intervenciones, y al personal "facultativo". Pero todxs sabemos que en Arqueología lxs directorxs son sólo uno más de los engranajes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro ramo: técnicxs, especialistas, auxiliares, peones, personal administrativo... Por ello, en mi opinión lo urgente es crear espacios de diálogo, construir colectivo, pero implicando a todxs, y no sólo a una parte (sea patronal, arqueólogxs facultativxs, etc.)

    ResponderEliminar
  3. -Álvaro Rodríguez
    Pues anda que no se ha intentado veces, al menos en Galicia, y nada. El problema es que el colegio no es vinculante, al menos no lo era antes.

    ResponderEliminar
  4. Al parecer se lleva tiempo intentando construir colectivo y según parece no se logra, además la administración no está garantizando el buen hacer en las excavaciones, ni en la conservación de yacimientos, el colegio, siempre y cuando fuera obligatorio sería una manera más de garantizar la calidad y de obligarnos a forjar un colectivo. También ayudándonos con la formación y otorgando verdaderos reconocimientos como arqueólogos.

    ResponderEliminar
  5. El tema es que vamos hacia un contexto en el que legalmente no podrá ser exigible la colegiación obligatoria para ejercer una determinada profesión. E insisto, en los casos en los que se exige la colegiación para algo, es para ejercer de facultativo/a: esto es, firmar proyectos y memorias, ejercer de director, etc. El colectivo profesional de la Arqueología es mucho más que esto: técnicos/as, auxiliares, peones, personal administrativo, técnicos especialistas... Toda esta gente no cabe en un colegio profesional.

    ResponderEliminar

Deja tu opinión aquí